Mujer casada en lencería le hace una encerrona al pizzero

Incesto Maduras
0 Visitas
|

Comprendemos lo difícil que debe ser trabajar como repartidor y te reciba una mujer casada en lencería de golpe y porrazo. Uno no está programado para que le pasen estas cosas y lo normal es que quedes como un gilipollas. Cuando este pobre pizzero vio a esa zorra medio desnuda delante de él no sabía qué hacer. Ella lo invitaba a entrar pero él no llegaba a creerse que esa zorra quería tener sexo en ese mismo momento.

Estuvo a punto de irse pero ella insistió, a lo que él solo atinó a tocarle un poco las tetas mientras ella le decía cosas sucias. El miedo o quizá una gran fidelidad a su esposa hicieron que al final se marchase sin follársela, pero de esto ya te digo que se va a arrepentir toda la vida.